El Gil Eannes y otros encantos de Viana do Castelo

La cuarta parada de nuestra travesía nos lleva a la desembocadura del rio Lima,  dispuestos a atracar en el enorme puerto de Viana do Castelo y descubrir sus encantos de los que tanto hablan. 

En efecto, y a pesar de ser muchos los que la caracterizan, es el buque Gil Eannes el que más ha conseguido llamar nuestra atención. 

El histórico navío que fue buque insignia de la ‘frota branca’ portuguesa de la pesca de bacalao en aguas de Groenlandia y Terranova durante 18 años, fue rescatado por la Cámara Municipal de Viana do Castelo cuando en 1997 se anunciaba su venta para desguace. 

Durante esos años, además de desempeñar las labores propias de buque hospital, el Gil Eannes llevó a cabo tareas de autoridad marítima, buque correo, remolcador, y rompehielos;  llegando incluso a realizar labores de suministro a otros barcos de la flota. 

Actualmente, restaurado y visitable, el buque se encuentra en el puerto de la ciudad funcionando como buque museo y albergue para jóvenes. Una embarcación llena de historia y secretos que los portugueses han decidido compartir con los turistas que se acercan a pasar el día en sus tierras. 

El puerto pesquero nos brinda la oportunidad de ver salir sus barcos a pasear y nos hace partícipes de su tradicional unión al mar, dejándonos disfrutar de su privilegiada situación geográfica. 

Y si sois fieles amantes del mundo de la moda, no podéis obviar la visita al Museo del Traje, dónde podréis deleitaros con una interesante exhibición de la vestimenta tradicional con la que antiguamente se realizaban las labores de pesca y recolección de algas de esta zona portuguesa.

Por otra parte, ubicada dentro de una de las iglesias de la ciudad y siendo un hito para los pescadores, se encuentra la Virgen de la Agonía, que todos los 20 de agosto sale a bendecir el mar con uno de sus preciosos trajes típicos.

El mar siempre trae consigo las historias y leyendas que más nos gustan, y tal vez sea  esa la  razón por la que Viana do Castelo nos gusta tanto.

 

gil eannes.png