Vila Nova de Gaia: Un destino protagonizado por sus puentes

Separada de Porto por el rio más importante del noroeste portugués, y unida por los seis históricos puentes que las comunican; Vila Nova de Gaia se ha convertido en una ciudad de enorme atractivo turístico para el país vecino.

A pesar de que en un principio fueron siete, la falta de uso de algunos de ellos como el Ponte das Barcas, hizo que estos se viesen sustituidos por los actuales, dejando un pequeño rastro que nos recuerda como inicialmente se comunicaban las ciudades.

El Don Luís I, el más conocido, supone la forma más rápida de trasladarse a Porto; y el lugar perfecto para observar el Duero en todo su esplendor desde las alturas. Por arriba pasan los peatones y la línea amarilla del metro, y por abajo está habilitado para el uso de vehículos.

Aunque para disfrutar de la ciudad desde las alturas, nada mejor que el teleférico de Gaia, que durante sus cinco minutos de travesía nos deleita con los rojizos tejados de las famosas bodegas portuguesas y sus coloridas casas. 

El muelle, sus coloridas embarcaciones, las bodegas Calem, sus calles adoquinadas… La tercera parada de la Ruta Tradicional transportará a nuestros peregrinos al corazón del norte portugués para hacerles vivir juntos un sin fin de momentos juntos. 

Además, proximidad a Porto hace de Vila Nova de Gaia un destino ideal para disfrutar de ambas sin la necesidad de disponer de mucho tiempo, quedándonos con lo mejor de cada una. 

Captura de pantalla 2018-07-02 a las 14.23.27.png
Fundacion Traslatio